Pareja feliz delante del ordenador

¿Qué son los préstamos personales?

Un préstamo personal o de consumo es un contrato por el cual una entidad financiera entrega una cantidad de dinero a un individuo, que se compromete a devolverla tras un periodo de tiempo determinado, abonando además unos intereses y unos gastos pactados de antemano.

¿Cuál es la diferencia entre préstamos personales y de consumo?

El término préstamos personales suele hacer referencia a préstamos puntuales que una persona solicita para financiar bienes intangibles o perecederos, como por ejemplo una boda, unas vacaciones o un grado universitario. Por otro lado, los préstamos de consumo (también llamados al consumo) se utilizan para la financiación de bienes tangibles y duraderos como pueden ser un coche o una motocicleta, muebles y electrodomésticos, entre otros.

Aun así, los dos tipos de préstamos son muy parecidos y, de hecho, es frecuente que los dos términos se usen indistintamente. En ambos casos se trata de cuantías no muy altas que se utilizan para financiar una necesidad específica y puntual. Generalmente, son préstamos sin garantía que son fáciles de obtener, e incluso se pueden solicitar rápidamente por internet. Sin embargo, los intereses a pagar suelen ser más altos que en el caso de un préstamo con garantía, como por ejemplo una hipoteca.

Préstamo coche, préstamo estudios...

Las entidades financieras ofrecen diferentes tipos de préstamos personales con características y condiciones específicamente diseñadas para financiar un bien o un servicio concreto. Así, dentro de los préstamos personales y de consumo podemos encontrar productos como: préstamo coche, préstamo reforma, préstamo anticipo nómina, préstamo estudios, etc.

¿Cuál es la diferencia entre un préstamo y un crédito?

Los préstamos y los créditos son productos financieros diferentes:

  • Un préstamo es un contrato por el que la entidad financiera entrega al prestatario una cantidad fija: el individuo recibe una cantidad determinada de dinero, y los intereses a pagar y los plazos de devolución se pactan de antemano.
  • Al contratar un crédito, la entidad pone a disposición del individuo un dinero que éste puede ir utilizando poco a poco, según sus necesidades, a través de una cuenta o una tarjeta de crédito. El individuo puede disponer de la cantidad que desee (hasta el máximo pactado), que tendrá que devolver al poco tiempo. Los intereses de un crédito dependen de cuánto dinero se utilice y el tiempo que se tarde en devolverlo. Una vez cancelada la deuda, el crédito se renueva.

Características de los préstamos personales y de consumo

¿Quién es quién?

  • La entidad financiera o bancaria: es la empresa o el banco que ofrece el préstamo, que al contratar se convierte en el prestamista o acreedor de la operación. En España, la concesión de préstamos es una actividad libre, lo que implica que cualquier empresa puede hacerlo sin estar sujeta a regulación o supervisión del Banco de España.
  • El individuo: también llamado prestatario, es la persona que toma dinero prestado y que se compromete a devolver el principal, además de los intereses y las comisiones que se generan a través del contrato de préstamo. Solamente las personas físicas pueden contratar préstamos personales y de consumo.

Los préstamos personales de un vistazo

  • Garantía personal: en general, lo que garantiza la cantidad a devolver es la solvencia del individuo que contrata el préstamo. Si el deudor no cumple en el plazo establecido, está obligado a pagar la deuda con todo su patrimonio (lo que incluye bienes y derechos). Al no ofrecerse ningún bien físico en garantía, es habitual referirse a los préstamos personales como préstamos “sin garantía”.
  • Cuantía: en general, el importe de los préstamos personales se encuentra entre los 100 y los 75.000 euros como máximo.
  • Plazo: los préstamos personales se suelen conceder a corto o medio plazo, por lo que el tiempo en el que se ha de devolver el préstamo no superará generalmente los 10 años.
  • Intereses: al no haber más garantía que el patrimonio del prestatario, el riesgo en el que incurre la entidad financiera al prestar dinero al individuo es relativamente alto. Esto hace que los intereses aplicables sean mayores y, en definitiva, que los préstamos personales sean más caros que otros tipos de préstamos.

¿Cómo puedo saber qué tipo de préstamo me conviene?

La herramienta de comparación de préstamos de Préstamos.es te permite encontrar los préstamos que más se ajustan a tus necesidades. Sólo tienes que marcar la cantidad que quieres solicitar, entre 50 y hasta más de 3.000 euros, y tu edad, y nuestra herramienta te indicará qué prestamos son los más populares y cuáles tienen el interés más bajo.